La campeona mundial en todas las categorías: ¡la pizza!

Ya no hace falta presentarla: degustada en todo el mundo, la pizza es uno de los platos de origen italiano más consumidos y emblemáticos. Originaria de Nápoles, los primeros rastros de la pizza datan del siglo XVII. Es tan famosa que incluso está declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Lo que hace que la pizza sea tan atractiva es su infinidad de posibilidades, dulces y saladas, vegetarianas… ¡Hay para todos los gustos y a menudo a un precio económico! ¡No hay restaurantes de cocina italiana que no ofrezcan pizza!

La pasta: uno de los platos más emblemáticos de Italia

Básicamente, el origen de las pastas es chino, pero fueron los italianos quienes la hicieron famosa. Los espaguetis, los raviolis, los penne, los tagliatelle y otros platos de pasta forman parte de nuestra vida cotidiana. La pasta tiene muchas formas diferentes; sólo en Italia hay más de 300. Se puede rellenar y a menudo se sirve acompaña con salsas: boloñesa, pesto, all’arrabbiata… Es imposible no encontrar una receta de su agrado entre tantas combinaciones diferentes.

Risotto, con arroz arborio del Piamonte

Para hacer un risotto se necesita tener cierta habilidad culinaria, pero es igual de delicioso. El icónico risotto elaborado con arroz arborio redondo es un plato que también se encuentra a menudo en la carta de muchos restaurantes italianos de todo el mundo. Ya sea con setas, espárragos o incluso chorizo, el risotto italiano se ha convertido en un plato favorito por su proceso de cocción único, que hace que el arroz quede cremoso y “fondant».

La ensalada más famosa: la ensalada Caprese

Es el plato emblemático del verano, además de serlo de Italia. Refrescante, sencilla de hacer, se puede servir como entrante, como plato principal o, sobre pan para preparar una Bruschetta. En realidad, hay muchas formas de disfrutar de la ensalada Caprese. Desde hace unos veranos es aún más imprescindible, gracias a la llegada de la Burrata de Puglia, una bonita bola de mozzarella cremosa que se deshace en la boca.

El Carpaccio, la ternera a la italiana

Si te gusta la carne de vacuno, ¡el carpaccio puede ser lo tuyo! El plato se compone principalmente de carne de vacuno cruda, cortada en lonchas muy finas, con un simple aliño de aceite de oliva, sal, pimienta y queso parmesano. Este plato es un excelente entrante para una comida. Para aquellos que no son especialmente aficionados a la carne roja, la receta también puede elaborarse a base de pescado, e incluso puede hacerse con verduras, para los vegetarianos.

De norte a sur, Italia cuenta con una gran cantidad de delicias culinarias, y cada región aporta sus propias especialidades. Otros platos emblemáticos italianos son el escalope a la milanesa, el ossobuco, los arrancini, etc. Sin olvidar los abundantes postres, como el tiramisú, el tartufo y el helado, por nombrar sólo algunos. Un verdadero viaje para las papilas gustativas que se suma a la belleza del país.